Cómo no hacer una presentación en PowerPoint

Buen video. Conozco a muchas personas que necesitan ver este video. Y, ya que estamos en el tema, las presentaciones esas con mensajes de auto ayuda y música de mierda: dejen de enviarlos. Nadie los ve y borramos el mensaje de inmediato. Pronto, optaré por impedir que me lleguen mensajes de personas que los envían.
Véanlo aquí.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Share

De bicicletas

La gente me pregunta que cómo puedo llegar en bicicleta hasta el trabajo. Les contesto que con sumo terror. Temo los carros, los peatones, los hoyos y hasta mi balance.

Saludos a Jorge Valentine, que lo vi en la estación hoy. 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Share

Comenzando el 14 de febrero

Lo que considero que es la mejor película puertorriqueña, hasta el momento. Ideal para el festival de Lupercales*.

Maldeamores2

*Búscalo en Wikipedia o para esta misma fecha el año pasado en este blog.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Share

Cuento: El sueño

Éste el primer cuento en lo que espero que se convierta en una pequeña tradición en la página. Trataré de escribir un cuento de menos de 300 palabras cada dos semanas. Es un experimento. Aquí va el primero.

El sueño

Las dos parejas apenas se hablaban durante la cena. La tensión era palpable y dirigida a Juan DuChamp, el senador.
No fue hasta que Ive, la esposa de Juan, trajo el café que el senador al fin rompió el silencio:
—No tuve opción. Si me declaraba en contra de la resolución, hubiera perdido las elecciones. Ustedes lo saben…
La mesa permaneció en silencio por unos minutos. Elsa tomaba un sorbo de su taza, cuando Roy lanzó la suya a la pared.

—¿Por cuánto tiempo tenemos que vivir esta foquin mentira? —gritó Roy. No era una pregunta y los demás lo sabían.

El grupo permaneció silencioso mientras Roy recogía el lío.

Luego, en cama, mientras el senador le acariciaba el cuello, Roy se disculpó por su ira.

—Hubiéramos perdido todo esto —explico DuChamp señalando la habitación, con sus clósets de Venecia, la cama de caoba, el televisor de alta definición, las obras de arte en las paredes, las sábanas de seda, la casa de medio millón de dólares, el auto de lujo.

—Tal vez —respondió Roy —perdimos mucho más.

El senador Juan DuChamp, como todas las noches, acostado con su único amor, se preguntó si la misma conversación se repetía en la habitación de Ive y Elsa. Soñó con aquellos tiempos cuando comenzaba su carrera política: iba a cambiar las percepciones del mundo entero. Pero, ahora, sólo era un sueño.

2008 © Derechos reservados, José Borges

¿Pagarías por un buen cuento? Poco a poco, los artistas aprendemos a independizarnos de los métodos tradicionales de exposición y remuneración. Antes, para ganar algún tipo de compensación por un escrito, el autor tenía que venderle los derechos de publicación a una editorial o periódico. Es un método que aún funciona para autores reconocidos. Sin embargo, luego de leer experiencias de otros artistas en diferentes medios, he decidido experimentar con estos métodos alternos de compensación. Inmediatamente después del cuento, encontrarás un botón para dejar un donativo. Si deseas, haz clic y sigue las instrucciones provistas. Si no, pues no pasa nada. Lee el cuento y compártelo con tus amigos si te gusta.


VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.8/10 (4 votes cast)
Share

Noticia alegre del día

Casi treinta años muy tarde, pero, ¿qué se va a hacer?

Agredido Romero en el rostro

Un conocido discutió con el ex gobernador y le propinó un golpe que le rompió los anteojos.

Hay una lista larga de políticos que probablemente les haga falta un trato semejante.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Share