Reseña: Gun Machine

Esta reseña se publicó originalmente el 27 de enero de 2013 en la sección Tinta Fresca del diario El Nuevo Día.

Una pistola para cada ocasión

Por José Borges

 

Un detective de Nueva York encuentra, por casualidad, un apartamento lleno solamente de armas de fuego; están en las paredes, en el piso… Las hay de todo tipo: desde revólveres, hasta mosquetes. Peor aún para John Tallow, el detective protagonista, cada arma está vinculada a un asesinato sin resolver, aparentemente cometidos por la misma persona. Así comienza Gun Machine, la nueva novela del británico Warren Ellis.

Gun MachineEllis sorprende con esta novela policiaca, que sigue el esclarecimiento del misterio que comienza en el apartamento. El protagonista, aunque estereotípicamente inteligente, sufre sus fallas de personalidad y se acerca al clásico antihéroe, que realiza buenas acciones, a pesar de su supuesta indiferencia. La Nueva York que presenta Ellis es una ciudad moderna repleta de violencia, corrupción y locura, donde las repercusiones políticas de las acciones valen más que la decencia humana.

La trama sigue los procedimientos policiacos y, a veces, esotéricos, de manera entretenida y con un humor muy negro. Por ejemplo, hay escenas que explican en detalle cómo se identifica una bala disparada por una pistola en específico, de manera fácil de comprender por alguien sin conocimientos científicos. Sin embargo, los peritos forenses que brindan la explicación lo hacen con morbosidad y una jerga cómica y original. Aunque el punto de vista prevalente en la novela es del protagonista, la estructura también admite algunas intervenciones de parte del asesino a quien buscan, que resulta en una introspección interesante de cómo este percibe la ciudad dentro de su locura.

Ellis nos brinda una narración limpia y llena de acción, que agarra desde el principio hasta llegar al final. Sin embargo, en ocasiones se le va la mano en algunas de las descripciones que utiliza al parear imágenes y acciones poco usuales. Aunque son divertidas, interrumpen el flujo de la lectura para poder descifrarlas. Los amantes de la novela policiaca han de encontrar una novela fuera de lo normal en Gun Machine.

jose.borges.escritor@gmail.com

Gun Machine

2013, Mulholland Books

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.8/10 (4 votes cast)
Share

Reseña: ¡Oye cómo va!

Esta reseña se publicó originalmente el 20 de enero de 2013, en la sección Tinta Fresca del diario El Nuevo Día.

Al son de danza, soneros e historia

Por José Borges

A pesar de nuestra familiaridad con la música de nuestro país, en ocasiones hasta el más aficionado puede sentirse ignorante ante las definiciones, las personas y la historia musical nuestra. ¡Oye cómo va!, del músico puertorriqueño Irvin García, llena un vacío documental e histórico en la cultura musical puertorriqueña.

Oye como vaEsta colección de artículos, publicados anteriormente en el semanario Claridad, se ha organizado en tres secciones. La primera parte, “Señales”, explora algo de teoría musical y expone las opiniones del autor. “Músicas”, la segunda parte, define y presenta la historia de los diferentes géneros de música autóctona, como la salsa y la plena. Por último, “Santoral” reseña el legado y las biografías de diferentes músicos de nuestra historia, como Rafael Hernández, Daniel Santos e Ismael Rivera.

Los artículos son amenos y están escritos para un público sin conocimientos musicales. No hay que saber quién es José Hidalgo, conocido como “Mañenge”, para disfrutar del artículo dedicado a su legado, ya que el autor se encarga de informar al lector de su identidad y su importancia en nuestra cultura. Igual sucede con los diferentes estilos musicales que se discuten en el libro. El tono de los escritos sugiere cierta complicidad con el lector, aunque en ocasiones presenta temas serios con demasiada jocosidad. La prosa brilla cuando se enfoca en las historias y las anécdotas, pero desmejora cuando se desvía la atención hacia las opiniones del autor, como suele suceder en la primera parte de la colección, “Señales”. Sin embargo, el texto evita ser un libro académico y opta por entretener a la vez que educa.

Al final, se incluyen las diferentes fuentes de referencias utilizadas por el autor, bibliografía de gran utilidad para el que desee comenzar una investigación propia. ¡Oye cómo va! resulta ser una excelente adquisición para cualquiera que tenga interés en la música puertorriqueña, sea aficionado o novato.

jose.borges.escritor@gmail.com

 

Irvin García

Mariana Editores, 2012

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (4 votes cast)
Share

Lo que veo


via Instagram http://instagr.am/p/VyzzlXPIFy/

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (2 votes cast)
Share

Reseña: Los sordos

Esta reseña se publicó originalmente en la sección Tinta fresca de El Nuevo Día, el domingo, 13 de enero de 2013.

Una novela de aciertos y desaciertos

Por José Borges

La novela, como género literario, se presta para variaciones narrativas, con la intención de capturar la atención de los lectores. Para ello, los escritores juegan con los puntos de vista narrativos, las conjugaciones verbales y hasta con el orden en que se presentan los sucesos de la trama. Los sordos, del guatemalteco Rodrigo Rey Rosa, utiliza algunas de estas técnicas con resultados mixtos.

Los sordosEn general, la historia trata de la desaparición de una mujer llamada Clara, hija de un banquero adinerado, y los esfuerzos de su guardaespaldas, Cayetano, por encontrarla. Es una novela policiaca, en la que las investigaciones de Cayetano impulsan la trama. Sin embargo, la narración pierde momentum en varias partes de la novela. En este género, las explicaciones y los motivos de los acontecimientos forman parte de las expectativas de los lectores, pero en Los sordos hay demasiadas omisiones. Elementos claves, como el método para drogar a Clara en su secuestro y las intenciones detrás de ciertos experimentos misteriosos, se ignoran y dejan demasiados cabos sueltos. En muchos casos, la caracterización de los personajes también resulta incompleta. Tampoco hay motivos aparentes o verosímiles para algunos sucesos de la trama, como es el caso de la desaparición de Clara; nunca se explica la razón para su secuestro.

Resulta interesante, a pesar de todo, la exploración de las costumbres de los indígenas guatemaltecos, la muestra del diario vivir en la ciudad y las tradiciones lingüísticas de este país. Por ejemplo, el uso del voseo (vos sabés, vos decís) y el tuteo para denotar reverencia a personas de diferentes estratos sociales. Además, hay una muestra de la convivencia entre los descendientes de los mayas y la sociedad hispana, como se muestra en una secuencia en que se narra un juicio maya, en tiempos actuales. En fin, Los sordos resulta ser una lectura larga, de extensión corta.

 

Los sordos

Rodrigo Rey Rosa

Alfaguara, 2012

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.5/10 (4 votes cast)
Share

Reseña: Querido voyeur

Esta reseña se publicó originalmente en la sección Tinta fresca de El Nuevo Día, el domingo, 30 de diciembre de 2012.

¿Voyeur o exhibicionista?

Por José Borges

Un voyeur o voyerista se define como alguien que disfruta observar las intimidades de otras personas. En la colección de microcuentos y poemas, Querido voyeur, la puertorriqueña Johanny Vázquez Paz les extiende una invitación a los lectores a que conozcan las intimidades de la narradora.

Querido voyeurLa antología está dividida en dos partes: “Por la mirilla” y “Open house”. La primera explora los temas de la soledad, las añoranzas y el deseo, tanto emocional como sexual, de una mujer sofisticada en el entorno social de hoy día. Los amantes, las aventuras eróticas, la culpa y hasta lo mundano, como la limpieza de la casa, se convierten en temas de estas piezas poéticas y de prosa casi líricas. Tal y como sugiere el título de esta parte, los lectores observarán a esta mujer de manera íntima, aunque aparte.

Open house”, por su parte, le abre el camino al lector a los pensamientos y confesiones de la narración. En muchas de las obras, existe un conflicto entre la artista y su arte. Otras narraciones profesan el amor incondicional hacia la poesía y algunos de sus exponentes, como Mario Benedetti o Julia de Burgos.

Como en toda antología o colección, los gustos de los lectores serán los que determinen qué poema o microcuento resalte en su memoria. En ese grupo podrían estar “Limpieza profunda”, por su reflexión acerca del apego que se puede retener a los objetos y las memorias que nos recuerdan; “Cita médica” trabaja con la conciencia, nuestras acciones y sus consecuencias; y “Oda al regreso” evoca el deseo de regresar de los que viven o han vivido fuera de su país.

A lo largo de las narraciones, Johanny Vázquez Paz expone al público lector las intimidades de su narradora con valentía y elegancia. Al igual que sugiere su título, la colección reta al lector voyerista a conocerla y, tal vez, verse reflejado en sus palabras.

jose.borges.escritor@gmail.com

Querido voyeur

Enero 2012, Ediciones Torremozas

Madrid, España

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.6/10 (5 votes cast)
Share

Reseña: El tango de la Guardia Vieja

Esta reseña se publicó originalmente en la sección Tinta fresca del periódico El Nuevo Día, el domingo, 23 de diciembre de 2012.

Novela negra al compás del tango

Por José Borges

La última novela del español Arturo Pérez-Reverte se titula El tango de la Guardia Vieja. Aunque podría sugerir que se trata de la historia de una canción, la novela va mucho más allá de ser de música. El creador del Capitán Alatriste narra la vida de Max Costa, un ladrón de guante blanco, y su relación con Mecha Inzunza, una mujer de sociedad adinerada. Es una historia de crimen, intrigas y traiciones, en la que los héroes tienen más fallas de carácter que rasgos positivos, cualidades típicas de la novela negra o noir.

portada-tango-guardia-vieja

El autor estructura la narración con cambios de tiempo. Al comenzar, conocemos a un Max de sesenta y cuatro años, chofer de un médico suizo en Sorrento, Italia. Ya pasada su época de gloria de pillo fino, recuerda con nostalgia los tiempos de dinero, mujeres y lujos. La trama comienza de lleno al encontrarse inesperadamente con Mecha. Este momento inicia la narración de sus primeros encuentros con ella, 38 años antes. Hay transiciones constantes entre lo que ocurre en 1966,  y los pasados de 1928 y 1936.

Por medio de descripciones certeras de costumbres, personajes y lugares, como Buenos Aires, Niza y Sorrento, el autor nos pinta las escenas con gran esmero. Es fácil transportarse a aquellas épocas dentro de la imaginación. Los diálogos están muy bien logrados, al igual que las caracterizaciones de los personajes y las descripciones de los pasos de baile.

Tal vez, el único reparo con la novela sea la caracterización excesiva de Max, que puede parecer repetitiva luego de cierta cantidad de páginas. Sin embargo, es un personaje que resulta interesante, especialmente durante sus escenas de 1966, cuando ya es viejo y se encuentra en conflicto con lo que fue y ya no es. Pérez-Reverte llena las expectativas a los amantes del noir y de las novelas históricas dentro del marco de los tangos de la Guardia Vieja.

jose.borges.escritor@gmail.com

 

Alfaguara, España 2012

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (3 votes cast)
Share