Viaje poético

 

No es raro escuchar que la vida del ser humano es un viaje. Es una travesía con sus altas y bajas, con un destino común para todos. En el poemario Viaje terrestre, el autor Luis Enrique Vázquez Vélez ilustra su trayecto vitalicio, que aún está en proceso.

El tomo contiene 54 poemas divididos en cuatro partes: Jornada del peregrino, Desde las entrañas del fuego, Periplo al Eros y De vuelta a casa. La cantidad de poemas varía en cada parte y aspiran a mantener un hilo conductor en cada caso. De igual manera, el tema del viaje entra y sale de los poemas, al punto que a veces sorprende cuando se presenta casi repentinamente.

Por medio de una voz lírica sin excesos, vemos las pasiones, los amores (y desamores), los sueños y las vivencias del poeta, o al menos, los que desea mostrar. Destacan “Memoria”, que juega con el sufrimiento del amor contrapuesto a la música; “Amor maleable”, un poema cargado de erotismo y la decepción que puede causar la intimidad; “Momentos”, una breve pieza que sugiere la desesperanza que puede imperar en la vida, sin mucho alivio; “La receta”, una conmemoración nostálgica de la infancia; y “Revelación”, que, en pocas palabras, resume el momento en que se supera la ausencia de un amor perdido. Por supuesto, hay muchos más que apelarán a diferentes lectores.

Viaje terrestre revela, de una manera u otra, las emociones y las inseguridades que alguna vez sintió su autor. La carga de compartir el viaje con otro, entonces, se convierte en una interesante introspección que se compartirá con perfectos extraños, sin temor al juicio que puedan emitir. Aunque el destino es el mismo, todo viaje resulta tan diferente como la apreciación de cada cual. El autor invita a los lectores a viajar con él y a reflexionar sobre su propia existencia.

 

Viajes terrestre

Luis Enrique Vázquez Vélez

Isladentro Editores, 2016

Esta reseña se publicó en El Nuevo Día en junio 12 de 2016.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Share
 
A %d blogueros les gusta esto: