«

»

Sep 26

Crónica de una costilla rota

Bueno, llevo una semana con la costilla rota. He recuperado bien, hasta la fecha. Apenas me duele. No es como los primeros días, cuando cualquier acción era un experimento en agonía. Si iba en un auto, cualquier hoyo en la carretera me hacía ver las estrellas. Levantarme de la cama me daba mucha dificultad, ya que dolía mucho. Reírme y toser también provocaban mucho dolor. Desde el lunes me he sentido mucho mejor. Puedo levantarme sin problema alguno y hasta toser discretamente.

Curiosamente, el lunes fue el primer día que estornudé. El médico me había advertido que no debía estornudar, ya que podría deshacer lo que ya había sanado parcialmente. Por alguna razón, mi cuerpo había evitado los estornudos por cinco días. Pero, el lunes se acabó la luna de miel. Fue por la mañana y de repente. Creo que los vecinos a tres cuadras oyeron mi grito.

No ha sido el único estornudo. Ayer estornudé más de cinco veces. Parece que la lluvia levantó un poco de polen en el ambiente y me causó alergia. Descubrí que si me trinco un poco antes de estornudar, no duele tanto. Bueno, es como que si no me trinco, duele con cojones; si me trinco, sólo duele.

Después de cada estornudo, necesito al menos un minuto para recuperarme. Si algún día necesitan torturar a alguien con una costilla rota, sólo deben echarle pimienta en la cara. En cinco minutos confesará cualquier cosa (por eso, la tortura no funciona… la víctima te dirá lo que sea para que pare el dolor).

Dentro de todo, me siento bien. Reírme me causa un poco de dolor (pero nada como un estornudo), así que, cero comedias. Cuando vi Maldeamores, me sonreía pendejamente en las partes cómicas, sin emitir algún sonido.

Por cierto, escribo todo esto bajo los efectos de tres medicamentos diferentes, así que… se me olvidó lo que iba escribir. Voy a dormir.

Technorati Tags: , , , , ,

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.7/10 (12 votes cast)
Crónica de una costilla rota, 7.7 out of 10 based on 12 ratings
Share
%d bloggers like this: