Manicomio para genios

Imagina que tu trabajo consiste en analizar el presente para extrapolar lo que sucederá en el futuro, o, tal vez, inventar tecnología que se utilizará en los escenarios de guerra en el mundo. Imagina, también, que este oficio de saber lo frágil que es la existencia humana en el Planeta te provoque un trastorno mental. En Normal, del británico Warren Ellis, estos futuristas, como se les llama a quienes se dedican a este tipo de trabajo, tienen un lugar adonde acudir cuando sufren de su trastorno: Normal Head en el estado norteamericano de Oregón.

El mencionado lugar es un manicomio para genios cuya profesión consiste en predecir o dirigir el futuro. En este sitio conocemos a Adam, que acaba de llegar luego de un episodio sicológico que lo incapacitó. Poco a poco, conoce a otros pacientes y se entera de que hay otra parte de la instalación llamada “Staging”. Allí los pacientes tienen acceso a internet y un poco de contacto con el resto del mundo, contrario a la instalación en que llegan todos inicialmente. La trama comienza cuando, sin explicación, uno de los pacientes desaparece de su habitación cerrada y es reemplazado en su cama por un sinnúmero de insectos. La novela se convierte en un tipo de misterio detectivesco que Adam intentará resolver.

Normal es una novela corta muy entretenida, con personajes, diálogos y situaciones memorables y únicos. Es una mezcla de ciencia ficción y misterio detectivesco dentro de un marco bastante original. Aunque contiene mucho argumento tecnológico y futurístico, la esencia de la historia es muy humana y explora, según se explica dentro de la misma obra, las consecuencias de mirar hacia el abismo por demasiado tiempo. Sus temas, además, son muy reveladores y se presentan de una manera entretenida, con el sentido de humor negro característico de Ellis. Esta novela es perfecta para aquellos que busquen una lectura corta, entretenida y profunda.

Normal

Warren Ellis

FSG, 2016

Esta reseña se publicó originalmente en El Nuevo Día en agosto 21 de 2016.

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)
Share
 

Nueva voz literaria

Una de las enfermedades más temibles de la era moderna es el mal de Alzheimer, que se produce muchas veces a una edad avanzada y causa pérdida de memoria y de facultades mentales. En El día que me venció el olvido, de la novel escritora puertorriqueña Edmaris Carazo, este trastorno mental será un elemento importante.

La trama gira en torno a Analía, una joven profesional cuya abuela, apodada Bueli, sufre de la enfermedad. Analía está en constante conflicto con sus padres por diversas razones y comienza a lamentar que su abuela vaya perdiendo la memoria. También se reclama el hecho de que no aprovechó el tiempo en que la anciana estaba lúcida para preguntarle su historia, sus recetas y el porqué de su modo de ser. Ante la agonía emocional que le provoca, tanto la situación de su abuela como los problemas matrimoniales de sus padres, Analía construye una barrera emocional en la que intenta esconder sus sentimientos y que desencadenará en una conducta autodestructiva. El asunto se complica más cuando su madre decide ingresar a Bueli en un asilo de ancianos.

Esta primera novela de la autora atrapa por los sucesos que cuenta; a veces desde la perspectiva de la protagonista, otras desde la de Bueli. Ambas narran en primera persona, con voces únicas, que no confunden a los lectores. La autora narra, como parte de la tendencia autodestructiva de Analía, varios encuentros eróticos con destreza y sin pudor.

A pesar de la seriedad del tema, el humor está presente en la narración y le da un equilibrio a la historia. La novela presenta, sin embargo, algunos errores ortográficos, que pudieron haberse filtrado mejor en una lectura editorial y de corrección. No obstante, son detalles que no desmerecen la historia y pueden corregirse con cierta facilidad, al ser un libro digital.

A juzgar por esta primera novela, Edmaris Carazo tiene madera para producir narrativa y lo declara con El día que me venció el olvido. Cuanto más se escribe, más crece un escritor. Esperamos que Carazo siga escribiendo, para el deleite de los lectores. Talento tiene.

El día que me venció el olvido

Edmaris Carazo

Edición de autora

Esta reseña se publicó originalmente en El Nuevo Día en agosto 14 de 2016.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Share
 

Comparto un cuento de mi autoría que la revista cubana Isliada acaba de publicar. Espero que les agrade.

El padre de Schrödinger

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.7/10 (3 votes cast)
Share
 

Modernismo puertorriqueño

 

El primer movimiento literario autóctono de Hispanoamérica fue el modernismo, en la segunda mitad del siglo XIX. Esta modalidad artística, popularizada por el nicaragüense Rubén Darío y basada en el parnasianismo y el simbolismo franceses, se preocupaba por mostrar la belleza, resaltar lo exótico y utilizar diferentes símbolos, como el azul y el cisne, para demarcar su particular estética. En Antología del cuento modernista puertorriqueño, el escritor y editor Reynaldo Marcos Padua ha recogido una muestra de cuentos de este movimiento literario proveniente de nuestro país.

Se encuentran en el volumen relatos de veinticinco autores que trabajaron con esta modalidad, como Federico Degetau, Nemesio Canales, Luis Bonafoux, Manuel Zeno Gandía y Trina Padilla de Sanz. En los cuentos se puede notar una fuerte influencia del romanticismo con un sinnúmero de referencias a lo culto, como la mención de personajes y lugares de la mitología griega o figuras históricas. Contienen, además, detalladas descripciones que resaltan la belleza de los lugares y los personajes que están entre sus páginas, al igual que múltiples referencias a lo que se consideraba exótico al final del siglo XIX y principio del XX, como el champán, el cognac y la sociedad parisina.

El tema principal, en la mayoría de los cuentos, gira en torno al amor, ya sea deseado, perdido o ultrajado, según sea el caso. En contraste con el cuento moderno, el modernismo trabaja más con la belleza de los sentimientos y las descripciones, que con la trama y el conflicto de sus cuentos. La gran cantidad de autores en la antología provee una muestra contundente de la aportación puertorriqueña a este movimiento. Resulta interesante, además, leer obras modernistas por autores que luego se dieron a conocer mejor por su producción en otros movimientos literarios, como el naturalismo, el realismo y el costumbrismo, y hasta otros que luego se destacaron en la política, como Luis Muñoz Marín, cuya aportación resulta irónica debido al color emblemático del modernismo (el azul).

 

Antología del cuento modernista puertorriqueño

Editado por Reynaldo Marcos Padua

Los libros de la Iguana, 2016

Esta reseña se publicó originalmente en El Nuevo Día en agosto 7 de 2016.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Share
 

Adiós a una madre

La ley de vida dice que a la mayoría de nosotros nos tocará enterrar a nuestros padres; la otra opción es demasiado dolorosa para los progenitores. Quien haya pasado por ese proceso sabe lo traumático que es. La novela Domingo será tarde, del puertorriqueño Jorge Ariel Valentine, explora este tema, pero desde el punto de vista de un personaje que aborrece a su madre.

La novela, narrada en primera persona, comienza con el protagonista en una sala de espera de un médico, cuando recibe la noticia de que su madre está hospitalizada. Comenzamos a notar que hay algo extraño con estos personajes por la reacción del protagonista, que no sabe qué debe hacer ni cómo debe reaccionar. A partir de ese momento, comienza una serie de recuerdos acerca de su familia, desde su hermana y padre, hasta sus abuelos y, finalmente, su madre. En fin, la historia completa de la familia se muestra ante los ojos de los lectores. El enfoque primordial de la obra reside en la próxima muerte de la matriarca y cómo el protagonista se enfrentará a ella. El conflicto mayor del personaje es si debe sentir alguna emoción ante la muerte de su madre.

Jorge Valentine muestra una prosa madura y notablemente bien pensada, que transmite muy bien la angustia del personaje principal. La historia se cuenta sin rodeos y va directo al grano. El tema captura y retrata fielmente diferentes aspectos de la vida puertorriqueña. Sin embargo, no se trata de una novela costumbrista ni semejante, sino de un suceso de vida universal y muy contemporáneo. Una vez comienza la lectura, la trama se encarga de atrapar al lector hasta la conclusión de la novela, que parece llegar demasiado rápido porque deja con ganas de saber más. Domingo será tarde es una novela entretenida y corta, con temas complejos, que invitan a la reflexión de sus lectores.

Domingo será tarde

Jorge Ariel Valentine

Poliforme Editores, 2016

Esta reseña se publicó originalmente en El Nuevo Día en julio 24 de 2016.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Share
 

Motivos de crimen

Estamos muy familiarizados con la criminalidad, sus consecuencias y hasta los métodos que se utilizan para cometerlos, pero ¿sabemos por qué se cometen? El autor alemán Ferdinand von Schirach intenta contestar esa pregunta en Crímenes, un libro de cuentos basados en su experiencia como abogado de defensa en Berlín.

El libro contiene once cuentos, y un prólogo, que en sí es casi otro relato más. Cada uno cuenta un caso diferente en detalle, desde la posible semilla del crimen imputado hasta la resolución del caso luego de la intervención del abogado. Se cuentan relatos de asesinatos, robos, agresiones y desapariciones. Al contrario de historias detectivescas o de suspenso legal, la trama de estos cuentos se centra más en por qué o qué llevó a los criminales a delinquir. En el primer cuento, “Fähner”, por ejemplo, un médico reconocido de setenta años mata a su esposa con un hacha. El narrador nos cuenta vida y obra del culpable, continúa con los hechos del crimen y termina con su defensa y resolución. No se trata de excusar los crímenes, pero sí de encontrarle cierto sentido a un acto tan atroz.

Otros relatos ilustran cómo la ley y el orden alemán ayudan o no a los acusados y sus víctimas. El autor trabaja muy bien con los tecnicismos del Derecho y hace una buena labor al explicar las leyes y los procesos legales que rigen en Alemania. Sin embargo, el mismo estilo de narración suele ser muy seco, como si se tratara de un informe en vez de un cuento. No obstante, algunas de las oraciones son muy memorables por su humor o su análisis de la sociedad legal; por ejemplo esta: “A los alemanes ya no les gusta la grandilocuencia; han tenido demasiada”, al referirse al cierre de una defensa y cómo no suelen ser tan teatrales como se exhiben en las películas.

Al igual que en sus demás libros, von Schirach demuestra que sabe cómo entretener al lector.  Crímenes nos ofrece una visión de lo que significa ser un abogado de defensa, ya sea en Berlín o en San Juan, gracias a la universalidad de su tema principal: la condición humana.

Crímenes

Ferdinand von Schirach

Ediciones Salamandra, 2015

Esta reseña se publicó originalmente en El Nuevo Día en julio 17 de 2016.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Share
 

Humor e irreverencia en la historia

En 1525, se libró la batalla de Pavía, una de los más importantes conflictos entre tropas francesas y españolas. De parte de Francia, su líder fue el rey Francisco. Es, precisamente, a través de los ojos de este rey que el escritor español Arturo Pérez Reverte cuenta la historia de este hecho, en el cuento Jodía Pavía (1525).

La historia se enfoca en lo que sucede luego de que Francia pierde esta batalla y el rey Fernando es encarcelado en la Torre de los Lujanes en Madrid, a merced de Carlos V, quien era el rey de España y emperador del Sacro Imperio Romano Germánico en ese momento. En una serie de cartas dirigidas a su amante Mimí la Garce, el rey francés relata los sucesos que lo llevaron a su aprisionamiento en la capital española.

Tal vez lo que más sorprenda a los lectores es el tono humorístico y anacrónico del monarca en sus misivas. Entre otros detalles, hace alusiones al fútbol, relojes Rolex y la manera de tomarse el café, elementos que no se verán por algunos siglos después de la batalla de Pavía. Además, el protagonista está caracterizado como un aristócrata pedante, lujurioso y vulgar por medio de la manera en que se expresa de sus compañeros y contrincantes, y hacia su amante.

La visión que ofrece el autor está llena de humor, a pesar de que relata la muerte de miles de soldados y caballeros franceses. En cierto modo, explora el tema de la igualdad que existe entre la realeza y el llamado hombre común, que es quien lo derrota en el campo de batalla, sin reglas o códigos de batallas. Más bien, demuestra las agallas de quienes combaten por supervivencia en vez de prestigio.

Esta obra solo está disponible en formato electrónico, que nuevamente demuestra la flexibilidad del medio al permitir el disfrute de obras de extensiones y temas variados. Jodía Pavía (1525), como sugiere el mismo título, es un texto que no se toma mucho en serio y pretende divertir más que educar. En esto, logra su cometido y tal vez despierte el interés en aprender más de la historia detrás del cuento.

 

Jodía Pavía (1525)

Arturo Pérez-Reverte

Zenda, 2016

Esta reseña se publicó originalmente en El Nuevo Día en julio 10 de 2016.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Share
 

El reino hundido

 

En Azábara, la nueva novela del escritor puertorriqueño José Rabelo, un reino del mismo nombre que la obra enfrenta un cataclismo que promete acabar con el país. Este lugar imaginario, aunque muy semejante al Puerto Rico actual, posee un sistema político semejante al del Reino Unido, con realeza y primer ministro, que está encargado de dirigir el país durante esta crisis.

Desde el comienzo de la novela, el mar comienza a tragarse al país mencionado por razones desconocidas. Le toca al primer ministro de la nación salvaguardar a la familia real y coordinar algún tipo de evacuación masiva de la población del país completo. El texto se enfoca en cuatro personajes: el primer ministro; una reportera, cuyo deber es entrevistar al mandatario; un anfitrión de televisión con un rostro demasiado común, y una geóloga, que es quien tal vez tenga la clave para detener la catástrofe que se avecina. El punto de vista de la narración varía entre el primer ministro y la reportera, y el presentador de noticias y la geóloga. Se forman dos series de sucesos a la vez con cada pareja de personajes hasta el final, en que se encuentran todos. Además, el autor utiliza un estilo semejante al de José Saramago o Laura Restrepo, en el que presenta el diálogo junto a la narración, sin rayas ni sangrados.

Durante la trama, el autor muestra algunas de las dificultades que atraviesa la Isla —tanto la ficticia, como la nuestra, aunque de manera metafórica— en su diario vivir y ante la crisis. El misterio acerca del origen del hundimiento de Azábara es lo que motiva la trama y captará la atención de los lectores hasta su clímax. El comentario social dirigido a diferentes facetas de nuestra sociedad está muy presente, a pesar de la ambientación ficticia del texto. En Azábara el país se hunde de manera literal y figurativa a la vez, sin esperanzas para el pueblo.

 

 

Azábara

José Rabelo

Isla Negra Editores, 2016

Esta reseña se publicó originalmente en El Nuevo Día en julio 3 de 2016.

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Share
 

Siete cuentos premiados

Siete casas vacías es el título del libro más reciente de la escritora argentina Samanta Schweblin. La autora ganó el Premio Internacional de Narrativa Breve de Ribera del Duero el año pasado con esta colección. El libro incluye, además, el cuento con el que ganó el último certamen de cuento Juan Rulfo en 2012, “Un hombre sin suerte”.

Los cuentos de Siete casas vacías logran mostrar personajes únicos. Construidos dentro de situaciones cotidianas y verosímiles, todos tienden a ser misántropos por razones diversas y actúan de maneras absurdas. Uno de los cuentos, titulado “Nada de todo esto”, cuenta la historia de una madre y una hija que decoran casas de lujo ajenas sin el permiso de los dueños. En “Mis padres y mis hijos”, un hombre, cuyos padres juegan desnudos por toda una casa de verano, debe rendirle explicaciones a la madre de sus hijos y al compañero de esta acerca de dónde se han metido sus hijos. El cuento “Pasa siempre en esta casa” es de un señor mayor al que se le hace imposible salir de la ropa de su hijo muerto. Mientras, “Cuarenta centímetros cuadrados” contrasta las vidas matrimoniales de una mujer y su suegra. “Salir” es de una joven que deja a su novio a mitad de cena sin explicación alguna. “Un hombre sin suerte”, por su parte, relata la extraña relación entre un hombre y una niña, con toda la insinuación que esta implica. Por último, el cuento largo “La respiración cavernaria” ocupa la mayoría del volumen y muestra la vida de una pareja de edad avanzada y de cómo enfrenta la vida y lo que percibe ser su muerte inminente.

Todos los relatos invitan a la reflexión y logran colocar a los lectores en los zapatos de sus protagonistas. Tienden a reflejar la condición humana ante la adversidad de la vida, muchas veces en relación con la salud mental, pero sin juzgar a la sociedad. Al contrario: las obras muestran personajes cuyas debilidades provienen de momentos traumáticos y cómo intentan lidiar con las consecuencias.

Siete casas vacías

Samanta Schweblin

Páginas de espuma, 2016

Esta reseña se publicó originalmente en El Nuevo Día en junio 26 de 2016.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Share
 

Literatura desde adentro

Mucho se habla de la rehabilitación y de la carencia de oportunidades que tenemos en las cárceles para cambiar la realidad de un confinado. Pero ¿podemos hacer algo los ciudadanos para apoyar a esta población? Como muestra de que se puede hacer la diferencia, la escritora Mara Daisy Cruz presenta el libro De adentro hacia afuera: Antología de cuentos y cartas desde las prisiones. El resultado es el esfuerzo de cuarenta y un confinados que participaron en los talleres del Instituto de Formación Literaria, una organización sin fines de lucro dedicada a la enseñanza de la literatura y la escritura creativa.

La antología reúne veintidós cuentos y diecinueve cartas de los confinados de instalaciones en Guayama y Bayamón. La presunción, tal vez, sería que los textos buscaran exculpar a los autores de sus crímenes o que narraran la vida penitenciaria. Sin embargo, los autores demuestran un genuino interés en crear arte por medio de las letras. Los temas son muy diversos y, aunque a veces se hacen alusiones a las celdas donde pernoctan, tienden a ser vuelos de la imaginación. Hay cuentos de crímenes y equivocaciones de carácter, otros que desean mostrar arrepentimiento.

Las cartas, por su parte, están dirigidas a personas reales y tienden a expresar sentimientos más viscerales a sus destinatarios. Son misivas para hijos, familiares y amigos que pretenden brindar aliento, consejos o simplemente pedir perdón.

Esta colección demuestra el poder que tiene el arte, en este caso, la literatura, para ayudar al ser humano a trascender sus debilidades., sean físicas o sociales. Más que otra cosa, en los textos se demuestra el interés en crear otras realidades por parte de los autores, aunque anclados a su encierro actual. Iniciativas de educación como esta, desarrollada por el Instituto de Formación Literaria, ayudan sin duda alguna a cumplir con una de las metas de nuestro sistema penitenciario: rehabilitar al convicto para su regreso a la sociedad. De adentro hacia afuera demuestra, una vez más, que el arte y su creación son dos de las características que pueden definirnos también como seres humanos.

 

De adentro hacia afuera

Antología por Mara Daisy Cruz

Instituto de Formación Literaria, 2016

Esta reseña se publicó originalmente en El Nuevo Día en junio 19 de 2016.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Share