El nuevo año

El 2015 comienza oficialmente hoy para mí luego de una larga y necesaria vacación. Como estuve de viaje, en realidad no tomé tiempo para reflexionar acerca del 2014 y planificar para este. Me doy cuenta de que abandoné esta página durante un año, y será una de las modificaciones para esta vuelta al sol.
Hubo muchos ajustes durante el año que pasó, como la llegada de mi hija y nuevos retos, que han causado cambios en el día a día. El tiempo es un recurso con muchos límites y es demasiado fácil descuidarlo. Así que la meta para 2015 es utilizarlo de manera más eficiente.
Llevo un año escribiendo una nueva novela y, como todas, ha presentado una serie de retos únicos, algunos impuestos por mí, que no logro superar aún. En parte, la respuesta reside en que hay que dedicarle tiempo exclusivo a la obra, sin otras distracciones. Parecería obvio, pero la distracción sabe disfrazarse: a veces se hace pasar por investigación o alguna lectura adicional que piensas necesaria, y se convierte en descartar lo ya escrito y comenzar de cero. En este proyecto, por ejemplo, he cambiado la estructura dos veces y espero haber encontrado la que busco.
La trama a veces le da con salir de sus cabales y convertirse en otra cosa, muchas veces a causa de algo que ves o lees e inspira otro rumbo, no siempre para bien. En parte, uno de los grandes retos de escribir una novela es escoger qué utilizar entre opciones infinitas, ya que es un género que admite de todo. Un sano juicio es necesario en todo, al parecer.
Y así comienzo el 2015 pensando en el proceso y tratando de impedir que la faceta de industria me distraiga.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (3 votes cast)
Share

Llegar al final de una novela

Los que me siguen en Twitter sabrán que terminé la novela que llevaba tres años escribiendo. No será larga; la cantidad de tiempo que me tomó se debió a diferentes contratiempos. Mi disco duro se suicidó y perdí todo lo que había escrito luego de casi un año. Luego, comencé la promoción de Esa antigua tristeza, hubo varios proyectos que pagaban de inmediato, impartí clases en universidades… y así por el estilo. A veces llegaba a mitad, dejaba de escribir por unas semanas en lo que hacía otra cosa y regresaba a un escrito que no conocía ya. La versión que terminé fue la séptima.

Me funcionó llevar un registro de la cantidad de palabras que escribía cada día, con todo y fecha. Los días que no anotaba algún progreso me hostigaban la conciencia. En dos meses y medio pude al fin sacar de mi cabeza la historia que quería contar.

Ahora comienzo el próximo paso: la revisión. Primero, leo la novela para ver qué funciona o no. Luego, reviso o reescribo lo que haya que cambiar. Una vez esté contento con la historia y la trama, lo ve mi editora, quien es mi esposa. Ella se encarga de corregir mis burradas ortográficas y gramaticales. También me dará su opinión de la novela. Tal vez me siente a reescribir algunas partes otra vez. Una vez pasa el cedazo de mi editora, le envío la novela a dos o tres amigos que me darán una opinión honesta de mi novela. La honestidad aquí es esencial. Si hay algo que no funciona, es mejor saberlo antes de publicarla.

Cuando esté completamente seguro de que es algo que puedo publicar, decidiré cómo publicarla. Hoy día hay más opciones que cuando terminé mi primera novela. Ya decidiré cómo abarcar esa situación. Mientras tanto, me entretengo buscándole un título a la novela.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (3 votes cast)
Share

Decadencia en el siglo XXI

Hoy Santurce amaneció sin energía eléctrica porque alguien le robó el cobre a una subestación de electricidad en el área. Los pillos venderán ese cobre por una miseria para sufragar su adicción, mientras que un área significante del área metro se quedará sin luz por el resto del día, si tienen suerte. Un acto de vandalismo sencillo costará una suma significante de dinero a los empresarios y negocios de la zona, especialmente a los pequeños negocios que no tienen plantas eléctricas. Imagínate una acción semejante en Palo Seco, una de las centrales de energía más grandes en la isla. ¿Me pregunto si ese cobre terminará en una de las construcciones que se llevan a cabo en el área o si los peristas lo comprarán para venderlo junto a las cámaras, computadoras y podadoras robadas en los programas mañaneros del País?

Por otro lado del país, el departamento de Justicia reconoció que la Policía manipula las estadísticas, para sorpresa de nadie, pero no puede hacer nada al respecto. Aparentemente entre todas las leyes que tenemos no existe una que tenga que ver con la falsificación de documentos públicos. No debe sorprender, ya que aquellos que escriben las leyes son los primeros en quebrarlas.

Mientras tanto, se nos exige pagar más impuestos cada día. Nuestras carreteras siguen igual de destruidas. Las agencias del gobierno son igual de ineficientes, mientras que la procuración de permisos y patentes no ocurre sin sobornos llamados “gestiones”. El autobús tarda más de una hora en llegar, y el servicio más básico de transporte colectivo, el ferry, no sirve ni en Culebra, Vieques ni Cataño.

Es demasiado fácil ejercer un cargo público en Puerto Rico. No se requiere ningún tipo de destreza útil para la sociedad ni conocimiento alguno de cómo resolver problemas básicos. Si encierras nuestros legisladores para que tomen un examen de aptitud, la mitad insistirá en que es inconstitucional, mientras que la otra mitad utilizará su poder para ajustar el resultado a su favor.

¿Cuánto más aguantará el pueblo? Pensar en esa respuesta trae escalofríos cuando consideras que hemos soportado el coloniaje por siglos.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.5/10 (2 votes cast)
Share

Historia selectiva

Buscaba información en la página de Internet de la Policía de Puerto Rico y encontré esto bajo su historia:

La mayoría de los guardias han perdido su vida en el desempeño de sus labores jueves o sábado.

Me hace pensar qué tiene que ver con su historia, ya que la oración está escrita sin ningún contexto.

Menciona también cómo murieron dos agentes durante la huelga de Río Piedras de 1971, aunque omite el asesinato de Antonia Martínez en 1970 por mano de un policía. Los hechos del Cerro Maravilla, en el cual ejecutaron a dos jóvenes independentistas, tampoco se mencionan.

Aparentemente, luego de 1971 la Policía no ha tenido historia, salvo que los jueves y sábados son mortales para los uniformados. Si fuese a adivinar, diría que alguien les jaqueó la página.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 6.0/10 (6 votes cast)
Share

Conteo regresivo

Todos los años despedimos el fin del calendario con esperanzas para que el próximo sea mejor aún. No hay manera de satisfacernos, parece. Para mí el 2011 ha sido espectacular, aunque siempre con sus altas y bajas. Para el mundo ha sido el comienzo de varios cambios en la manera en que vivimos, y en el cual por fin comenzamos a darnos cuenta de que el capitalismo desmedido probablemente no es la mejor opción para la supervivencia de la humanidad.

Vivimos en tiempos sumamente interesantes, en los cuales todo se sabe al instante en el que ocurre. Sucedió así con la caída de Mubarak, el terremoto y luego tsunami de Japón, y la muerte de Kadaffi. Las noticias utilizan a Twitter como fuente de información y hasta varios escándalos han comenzado ahí. Será interesante ver cuál será la próxima moda de la Internet que nos acapare la atención.

En Puerto Rico la situación empeora cada día. En 2011 semi oficialmente nos convertimos en narcoestado, información que todo el mundo sabía, pero evitaba discutirla. La juventud que se fue al ejército, regresarán de una guerra a otro campo de batalla.

Aquí hay menos oportunidades para el ciudadano, menos servicios y ninguna ayuda. Por ahí vienen los políticos con sus promesas de cambio y nosotros aún no somos capaces de rechazar la oferta que nos imponen. Es una democracia hipócrita y el pueblo comparte la culpa de ese hecho, junto a los políticos. Estamos demasiado acostumbrados a que el Gobierno resuelva y nosotros no nos involucremos. La clave para sobrevivir en esta década será en conocer y participar en la comunidad, con consideración al prójimo; es una acción en la cual unos cuantos que no participen son capaces de dañar la iniciativa para todos. Además, seguimos abogando por un sistema bipartidista, sin participación de los demás partidos en el gobierno. Democráticamente, fallaremos si no corregimos esa situación. Tal vez con los dos candidatos débiles que existen este año que viene, el pueblo se incentive a elegir otras opciones.  Dudoso, pero hay que guardar algún tipo de esperanza. De lo contrario, el Estado será más hueco de lo que es, con menos legitimidad.

A nivel mundial, se habla mucho de la situación europea. Creo que superarán el reto económico, pero habrán cambios. Más precaria es la de los Estados Unidos, que insite en tapar el cielo con la mano. Me pregunto si se arriesgarán a una guerra contra Irán. No creo que sean capaces de tal estupidez, pero con los líderes que tienen, cualquier cosa es más que posible. Tal vez sea la disolución de la unión de estados lo que se avecine para ellos. Será interesante ver qué sucede ahí. Esa nación no ha sido la misma desde los ataques de 2001. Sus ciudadanos felizmente han cedido sus derechos por sentirse seguros. Parece algo sacado de la novela 1984 de Orwell.

Así que, por ahí viene el 2012. Agárrense, que este paseo no se detiene.

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Share

iPad y el escritor

La compañía Apple anunció su nuevo producto, el iPad. Desde el año pasado se había rumorado que la empresa norteamericana sacaría al mercado un producto como éste. Había creado mucha expectativa.

Entre los comentarios que leí, había uno de Xeni Jardin, de Boing Boing, que decía que era algo que mataría la competencia en cuanto a los “netbooks” se refiere. Discrepo, ya que las netbooks son computadoras, aunque de poco poder. Son más versátiles que el iPad.

Dicho sea de paso que considero el aparato nuevo de Apple como un logro. Parece sacado de la ciencia ficción. Sin embargo, en mi caso, no le veo utilidad. Se me parece más a un Kindle (de Amazon) que puede hacer mucho más. Dependerá del catálogo de iBooks en comparación con los ebooks de Amazon. Lo cierto es que la industria editorial tendrá que hacer ajustes y no veo ninguna movida por parte de las editoriales latinoamericanas.

Las oportunidades para escritores se amplian más cada día. Nuestras obras se pueden leer a través de la computadora, móviles y aparatos como el iPad. Sin embargo, pocos nos atrevemos a publicar por estos medios. Debemos comenzar a utilizar estas herramientas para expandir nuestra audiencia. Si pretendemos vivir de nuestro oficio, hay que buscar el mercado más amplio posible. En este caso, sería el mundo hispano hablante completo.

Un autor que tenga ya su audiencia podría publicar un cuento a través de un iBooks, para utilizar un ejemplo, cobrarlo a $0.99 y así se evita el trabajo de buscar quién se lo publique, ya que hay menos foros para ese género. Si lo que tiene es una novela, puede utilizar un servicio como Lulu, que tiene un sistema de distribución que incluye a Amazon,  y publicarla según se pida o ofrecerla en su versión electrónica (o ambas).

Tenemos muchas posibilidades. La cuestión es escribir y utilizarlas.

¿Opiniones?

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.8/10 (4 votes cast)
Share