Conteo regresivo

Todos los años despedimos el fin del calendario con esperanzas para que el próximo sea mejor aún. No hay manera de satisfacernos, parece. Para mí el 2011 ha sido espectacular, aunque siempre con sus altas y bajas. Para el mundo ha sido el comienzo de varios cambios en la manera en que vivimos, y en el cual por fin comenzamos a darnos cuenta de que el capitalismo desmedido probablemente no es la mejor opción para la supervivencia de la humanidad.

Vivimos en tiempos sumamente interesantes, en los cuales todo se sabe al instante en el que ocurre. Sucedió así con la caída de Mubarak, el terremoto y luego tsunami de Japón, y la muerte de Kadaffi. Las noticias utilizan a Twitter como fuente de información y hasta varios escándalos han comenzado ahí. Será interesante ver cuál será la próxima moda de la Internet que nos acapare la atención.

En Puerto Rico la situación empeora cada día. En 2011 semi oficialmente nos convertimos en narcoestado, información que todo el mundo sabía, pero evitaba discutirla. La juventud que se fue al ejército, regresarán de una guerra a otro campo de batalla.

Aquí hay menos oportunidades para el ciudadano, menos servicios y ninguna ayuda. Por ahí vienen los políticos con sus promesas de cambio y nosotros aún no somos capaces de rechazar la oferta que nos imponen. Es una democracia hipócrita y el pueblo comparte la culpa de ese hecho, junto a los políticos. Estamos demasiado acostumbrados a que el Gobierno resuelva y nosotros no nos involucremos. La clave para sobrevivir en esta década será en conocer y participar en la comunidad, con consideración al prójimo; es una acción en la cual unos cuantos que no participen son capaces de dañar la iniciativa para todos. Además, seguimos abogando por un sistema bipartidista, sin participación de los demás partidos en el gobierno. Democráticamente, fallaremos si no corregimos esa situación. Tal vez con los dos candidatos débiles que existen este año que viene, el pueblo se incentive a elegir otras opciones.  Dudoso, pero hay que guardar algún tipo de esperanza. De lo contrario, el Estado será más hueco de lo que es, con menos legitimidad.

A nivel mundial, se habla mucho de la situación europea. Creo que superarán el reto económico, pero habrán cambios. Más precaria es la de los Estados Unidos, que insite en tapar el cielo con la mano. Me pregunto si se arriesgarán a una guerra contra Irán. No creo que sean capaces de tal estupidez, pero con los líderes que tienen, cualquier cosa es más que posible. Tal vez sea la disolución de la unión de estados lo que se avecine para ellos. Será interesante ver qué sucede ahí. Esa nación no ha sido la misma desde los ataques de 2001. Sus ciudadanos felizmente han cedido sus derechos por sentirse seguros. Parece algo sacado de la novela 1984 de Orwell.

Así que, por ahí viene el 2012. Agárrense, que este paseo no se detiene.

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Share