Crónicas de una costilla rota, parte II: Los saludos

El que me haya saludado en persona desde el accidente, habrá notado que ahora los abrazo de lado. Algunos preguntan qué me pasa, otros me dan por loco (quién los manda no leer mi blog, ¿no?). Como es costumbre abrazar, pues me viro del lado “bueno” para que no me vaya a lesionar nadie (más de lo que estoy). Otras veces, saludo a la vez que digo, “la madre del que me apriete”.
Los que saben qué me pasó no saben cómo saludarme. Parece que temen tocarme, por miedo de que vayan a causarme daño (se aprecia el gesto, por cierto).
Lo peor es volver a contar lo que sucedió, una y otra vez. Afortunadamente, no recuerdo mucho, así que la explicación es brevísima: “me quedé dormido, carro se volcó, no recuerdo nada, ambulancia, hospital, costilla rota, muchos medicamentos, descanso”.
Mañana regreso a mi empleo, así que, veremos cómo me va. Me consta que hay construcción en el piso en el cual trabajo. Espero que no me cause alergia. También, mañana trataré el sistema de transportación pública del área metropolitana. Estoy seguro que tendré mucho que contar y les informaré cuán lejos estamos de que más personas usen dicha transportación y dejen sus carros (optimista, yo). Tenemos cuatro años (más o menos) hasta que comience a disminuir la cantidad de petróleo disponible para el mundo entero (busquen “Peak oil” en google o wikipedia), así que, vale la pena investigar cómo estamos ante esa crisis. Vienen tiempos interesantes.

Technorati Tags: , ,

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 1.0/10 (1 vote cast)
Crónicas de una costilla rota, parte II: Los saludos, 1.0 out of 10 based on 1 rating
Share