El regreso de las ovejas…

Veo las filas en las gasolineras otra vez. No me asombra cómo nos dejamos manipular. Sí me pregunto por qué en las gasolineras, ya que el supuesto paro no tiene que ver con la gasolina. Pero, creo que oímos “paro” y caemos en las gasolineras de inmediato. Curioso.
Mi teoría (y puedo equivocarme) es que todo es un espectáculo para que aceptemos la imposición de más impuestos. Al parecer, nuestros políticos han adoptado la misma estrategia de la administración de Bush: Utilizar el temor para modificar nuestro comportamiento.
Es como ver lucha libre, supongo. Los luchadores no se dan de verdad, el final está arreglado, pero, en este caso, nos creemos lo que vemos.
Escuché un mensaje del gobernador (se supone que vaya en mayúsculas, ya que es un título, pero no me da la gana de ponerlo así) donde proclama que él fue empleado público y sabe lo mucho que trabajan… bla, bla, bla.
¿Has tratado de llamar a una agencia del gobierno un viernes a las 3:30 p.m.? ¿Te contestaron?
Hay muchos que trabajan fuerte, pero hay mucha batata también. En la empresa privada sucede lo mismo, pero no tienen la protección que tiene un empleado público.
Tal vez sea una medida para expurgar los empleados gubernamentales. Lo malo es que estoy seguro que los menos que lo merecen sean los que perderán su trabajo. Las batatas se las arreglarán para seguir donde están. Porque las batatas más grandes son las que están legilando, representando, dirigiendo y gobernanado.
Por lo menos, eso creo. Puede que me equivoque…
A mis amigos que trabajan en el gobierno: espero que salgan bien y si no, que le abra mejores puertas.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Share