Obra: Día de trabajo

La escribí unos meses atrás. Como siempre, si alguien la quiere utilizar, que lo haga, siempre y cuando me lo digan, al menos. Porque me gustaría verla.

Día de trabajo

José Borges

 

Personajes:

Miguel – Tirador de drogas.

Oscar – Otro tirador de drogas.

Tecato – Comprador.

Nuestros protagonistas se encuentran en una esquina de la ciudad, trabajando. Se acerca el Tecato, le da dinero a Miguel y recoge su producto con Oscar. Luego, sigue su camino).

Miguel: ¿Viste la pelea anoche?

Oscar: Sí, mano. El alemán cogió más galletas que… (no se le ocurre una analogía) um, le partió la cara.

Miguel: Estuvo buena. ‘Ta lento hoy.

Oscar: Tú sabes cómo son los domingos. To’ el mundo compró lo que necesitaba ayer. Oye, ¿cómo está tu mamá?

Miguel: Bien, bien. Un poco triste desde que Jimmy se fue a Iraq.

(Pausa)

Oye, ese carro lleva dando vueltas un rato. Prepárate, por si pasa muy cerca.

Oscar: Ok. ¡Puñeta! ¡Por ahí viene! ¡Cuidao’!

(Los dos sacan sus armas, que tienen escondidas cerca, y se agachan detrás de lo primero que encuentran -una verja, un zafacón de acero-  algo así. Comienzan a oírse tiros, a los cuales Miguel y Oscar responden con sus armas. Sólo podemos ver lo que hacen nuestros protagonistas, quienes continúan su conversación, pero siguen con el tiroteo a la misma vez).

Miguel: ¿De dónde serán estos cabrones?

Oscar: Ni puta idea. Oye, ¿cuándo regresa Jimmy?

Miguel: Pues, no sé. Acaba de reenlistarse.

Oscar: ¿Está loco? Cualquier día lo mata un terrorista de esos.

Miguel: Me escribió anteayer. Dice que prefiere quedarse allá porque aquí la cosa está fea.

Oscar: ¿De veras? Acho, pero tiene que hacer un calor cabrón.

Miguel: Ah, sí. Se queja de eso a cada rato. Eso, y la falta de mujeres. Dice que nada más ha visto las del mismo ejército. Ta’ saliendo con una gringa ahí que es más grande que él.

Oscar: (Se ríe) O sea, ¿el cabrón prefiere chingarse una bucha gringa que regresar? Mano, siempre te he dicho que Jimmy está loco pal carajo.

Miguel: No, y lo peor es que mi mai quiere que me enliste también. Y que para hacerle compañía.

Oscar: Esa mai tuya es cómica con cojones.

(Se para de repente y dispara tres veces corridas).

¡Coge hijodeputa! Pa’que aprendas a joder por acá, cabrón.

(Se agacha otra vez).

Miguel: (Se asoma rápidamente y vuelve a agacharse) Oya, ¡buena! No creo que vaya aprender un carajo más. Lo cogiste dos veces en la cabeza.

(Los disparos de los contrincantes cesan y se oye un chillido de gomas).

Oscar: Se fueron pal carajo. Vámonos también, antes que lleguen los guardias.

Miguel: Sí, vamos. Nadie más va a comprar, de todas formas.

(Los dos se paran y caminan tranquilos, como si salieran del trabajo).

Oscar: ¿Qué vas a hacer esta noche?

Miguel: No sé, mano. Mami quiere que la acompañe a la iglesia, pero después de eso, no sé.

Oscar: Hay juego de baloncesto esta noche. Si quieres, pasas por mi casa.

Miguel: Cool. Te llamo.

Oscar: Chequeamos.

Fin

 

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)
Obra: Día de trabajo, 10.0 out of 10 based on 1 rating
Share