Reseña: Murciélagos de vidrio

Esta reseña se publicó originalmente en la sección Tinta Fresca de El Nuevo Día el 17 de marzo de 2013.

Reto interpretativo

Por José Borges

El escritor estadounidense Edgar Allan Poe decía que “la belleza era el único ámbito legítimo de la poesía” y la prosa era más adecuada para “la satisfacción del intelecto”. Al parecer, la poeta puertorriqueña Emma Jeannette Rodríguez intenta refutar esa teoría con su poemario Murciélagos de vidrio.

El poemario se divide en dos partes, “Los dioses mudos” y “Solo recuerdo la luz”, que están compuestas de más de veinte poemas cortos cada una. En la mayoría de los casos, se trata de un solo verso para cada poema. Hay cierto juego con los títulos de los poemas, ya que algunos son prominentes, en una tipografía de estilo gótico y más grande y otros forman parte del mismo poema y solo se dilucidan porque están escritos en letras mayúsculas o itálicas. Los temas son de un corte existencial que intentan ilustrar la condición humana de una manera muy simbólica. El simbolismo llega a tal nivel que los poemas se convierten en pequeños enigmas que el lector debe descifrar. Aquellos que logren interpretarlos podrán lograr esa satisfacción del intelecto mencionada por Poe. Sin embargo, para lectores más casuales, podrían ser difíciles de comprender.

El poemario de Emma Jeannette Rodríguez hace alusión a los estados anímicos del ser humano, como sucede en “Hay veces que tengo ganas/ de morir/ de vivir/ en otra realidad/ que no se ve/ pero se siente”, que ejemplifica los sentimientos de melancolía y esperanza a la vez. “Espacio” es otra pieza que atrae la atención de los lectores con su juego con el formato del poema, en que la palabra yo queda aislada visualmente en la página y las palabras derecha e izquierda se encuentran en sus respectivos extremos.

Murciélagos de vidrio resulta ser un experimento poético e intelectual, cuyo reto yace en la interpretación de los textos.

Letras Salvajes, 2012

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)
Reseña: Murciélagos de vidrio, 10.0 out of 10 based on 1 rating
Share