Reseña: Heather, the Totality

Decisiones morales

De la mente de Matthew Weiner, el creador de las series de televisión The Sopranos y Mad Men, nos llega Heather, the Totality, su primera novela. Las dos series mencionadas se consideran obras de arte que son muestras de la cúspide de la pantalla chica. Por tanto, con esta publicación, el autor se enfrenta a una expectativa mayor de lo usual para una primera novela.

La trama se divide en dos historias. La primera cuenta la historia de una pareja que eventualmente se convertirá en familia al casarse y tener una hija, Heather. La segunda cuenta la historia de Bobby, un joven sociópata de padres adictos, que es un violador y asesino en serie en potencia. Eventualmente, ambas tramas se unirán para crear un ambiente de suspenso.  El autor nos cuenta los comienzos de la familia de Heather, que son una pareja de clase alta y que se desviven por su hija. Heather, por su parte, tiene un don para la empatía muy desarrollado y constantemente asombra tanto a sus padres como a quienes la conocen por su manera de ser. Ella es capaz de comprender qué le aflige a cada persona que conoce e, instintivamente, sabe cómo hacerlos sentirse mejor.

Por otro lado, vemos cómo Bobby se involucra en su sórdido entorno. Es un joven muy inteligente, a pesar de ver el resto de los humanos en la faz de la Tierra como animales en un zoológico. Es encarcelado por agredir a una muchacha, aunque su verdadera intención era violarla. Luego comienza a fantasear con violaciones y asesinatos, muy semejante a como se nos muestran a los asesinos en serie.

Eventualmente, Heather se convertirá en el objeto de fijación de Bobby, lo que creará el conflicto mayor de la novela, ya que el padre de la joven presiente el peligro en que se encuentra su hija. En el transcurso de la obra, se exploran los temas del matrimonio, la manera en que la sociedad trata a los pobres, la autoestima en las parejas y el amor hacia una hija. Esto último es lo que une a los padres de Heather y luego se convertirá en lo que los separe, en cierta manera.

En palabras simples, la trama está muy buena y el autor logra que los lectores se queden con el libro hasta el final. De ser una primera novela de un cualquiera, sería un buen comienzo. Sin embargo, Weiner no es cualquier principiante. Se nota que sabe contar, pero narrar, de manera literaria, no es igual. La lectura funciona casi como una sinopsis de una serie televisiva que tendría el beneficio de tener actores para interpretarla. Se cuentan los sucesos uno tras otro y sabemos exactamente cómo se sienten y qué piensan los personajes. Desaparece, entonces, las sutilizas narrativas a las que estamos acostumbrados a ver en sus series televisivas, que trascienden la oferta normal de su medio. No obstante, presenta una serie de situaciones que hacen que uno cuestione sus propios valores morales, tal y como sucede en sus obras primas. En cierta manera, me acuerda a cuando Michael Jordan dejó el baloncesto para jugar béisbol: no era un pelotero malo, pero tampoco se veía la genialidad que mostraba con el canasto.

 

Heather, the Totality

Matthew Weiner

Hachette Book Group, 2017

Esta reseña se publicó originalmente en El Nuevo Día en enero 21 de 2018.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.