Reseña: Kentukis

Voyeurismo voluntario

Lo primero que me llegaba a la mente al leer la palabra kentukis era el pollo frito de la cadena de comida rápida. (Me crie en la década de los setenta y ochenta en Puerto Rico. ¿Qué más iba a pensar?). Sin embargo, en el contexto de la nueva novela de la argentina Samanta Schweblin, un kentuki es un tipo de muñeco con ruedas que se conecta a la internet y lo controla otro usuario de manera anónima. El que lo controla ve y oye todo lo que dice y hace el dueño del muñeco, pero no puede hablar; solo emite sonidos. Los kentukis vienen en forma de varios animales, como conejos, cuervos, búhos y hasta dragones, y son una mezcla de alta tecnología con mascota. El aparato inventado por la autora disfruta del prestigio de un iPhone, por la manera en que se distribuye, y la euforia de un medio social popular, a lo Twitter o Facebook. Es, además, muy semejante a los muñecos sorpresa de hoy día, como los Hatchimals o las muñecas LOL (pregúntele a algún niño entre 4 y 9 años, si desea más detalles). En otras palabras, nada que ver con pollo frito, aunque Schweblin sí le tira un guiño a la franquicia, ya que uno de los personajes llama Coronel Sanders a su kentuki.

Kentukis es una novela de ciencia ficción, ambientada en un presente alterno al nuestro, en que todo es igual, salvo la introducción al mercado de los kentukis. Además, la autora narra diferentes escenas desde el punto de vista de varios personajes alrededor del mundo. Algunas, como la primera escena, son pasajeras y sus personajes no se vuelven a ver luego de concluido el capítulo. Otras las presenciaremos por algunos capítulos, pero sus historias terminarán antes de la conclusión. Hay cinco, sin embargo, que seguiremos hasta el final del libro. La historia de Alina y Sven será la que comienza y termina la continuidad de historias. En ella se narran las incidencias de esta pareja en la que Alina, la novia del artista Sven, consigue un kentuki para entretenerse mientras su pareja trabaja en una residencia artística en México. Otra historia es la de Emilia, que es una señora mayor que maneja un kentuki desde su casa en Perú. Su “ama”, como se les llama a los que obtienen el muñeco, es una joven francesa en Lyon, por quien la peruana desarrolla un afecto materno. Otro usuario es Marvin en Antigua, que maneja un pequeño dragón y busca lidiar con la muerte de su madre a través del uso del aparato. De vuelta a los dueños de kentukis, tenemos a Enzo, un uruguayo divorciado que consigue un kentuki para complacer a su hijo, de quien tiene custodia. La última historia que se cuenta a lo largo de la trama de la novela es la de Grigor, en Croacia, que convierte el furor por los kentukis en un negocio: compra los controles de los muñecos y los vende a personas que desean escoger en dónde estará su kentuki. Lo único que tienen en común todas estas historias (tanto las largas como las cortas) es que todas involucran el uso de uno o más kentukis.

 

Después de tanta mención de los aparatos, podríamos llegar a la conclusión de que la novela tiene que ver más con ellos que con cualquier otro elemento, pero no es así. Schweblin utiliza los kentukis para narrar y llevarnos dentro de las vidas de diversos personajes en todo el mundo. La tecnología se utiliza como pretexto para explorar diferentes temas de la experiencia humana, aunque sobresale la soledad. Es una novela diferente, pues no existe una sola trama unificadora que dirija la acción hacia el final. Es más bien una exploración de cómo nos relacionamos como sociedad en una época en que estamos tan conectados por la tecnología. Las diferentes historias mantienen en vilo a los lectores, guiados de la mano de una autora que con cada obra sorprende más con su versatilidad. Luego de leer esta novela, kentuki ya no es sinónimo de pollo frito para mí (bueno, no es solo pollo frito).

 

joseborges@elblogdeborges.com

 

Kentukis

Samanta Schweblin

Vintage Español, 2019

1 comentario

    • clara el septiembre 15, 2020 a las 10:04 am

    Hola jorge como esta? Me pudieras ayudar con mi tarea, necesito el final alternativo del primer capitulo de esta novela plis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.