Piratas futuristas

¿Qué pasaría si se le diera poder político a un poeta? ¿Cómo implementaría su visión de lo que debería ser el mundo a tono con su propuesta artística? Estas dos preguntas se intentan contestar en la novela corta Pirate Utopia, del escritor de ciencia ficción Bruce Sterling. En esta obra, Sterling trabaja la fantascienza, una vertiente de origen italiano que se nutre del futurismo de las vanguardias literarias de principios del siglo XX.

La novela comienza en Fiume, hoy Rijeka, a unos ciento cincuenta kilómetros al este de Venecia. Al final de la Primera Guerra Mundial, tanto Italia como Yugoslavia reclamaban Fiume, aunque al final se le cedió a Yugoslavia. El poeta italiano Gabriele d’Annunzio, con un pequeño y raquítico ejército y el don de la palabra, ocupó esta ciudad en 1919 y declaró la Regencia Italiana de Carnaro a partir de 1920. Es, luego de este momento, que se ubica la historia de la novela, en la que el autor trabaja una historia alterna de lo que sucedió en esta ciudad. Sterling utiliza el personaje de Lorenzo Secondari, un ingeniero pirata, como el agente catalítico que cambiará la historia como la conocemos (o desconocemos, pues lo que sabemos de los hechos solo se trabaja en la historia “oficial” como datos curiosos o prácticamente desconocidos). La misión de Secondari será vivir en un mundo inspirado por los conceptos del futurismo: ir hacia el futuro borrando del mapa el pasado, a tiro y torpedazo limpio.

En este mundo de “¿qué pasaría si…?”, los lectores se toparán con personajes históricos, como Hitler, Goebbels, Mussolini y Houdini. También, verán cómo se afectaría la historia si algunos hechos no hubiesen pasado como en efecto sucedieron.

El autor cuenta la novela por medio de capítulos cortos, en los que logra ambientar bien el escenario complejo en que se desarrolla la trama. Con el uso de repeticiones y lenguaje sencillo, les da voz a poetas vanguardistas que recitan poesía, usan drogas y luchan hasta la muerte por sus ideales.

Es una lectura interesante con un final no tradicional. Juega con elementos del pasado dentro de un contexto que muy bien podría aplicar a nuestra era contemporánea en algunos aspectos. Parte de lo que la hace interesante es que forzará a los lectores a averiguar cuál fue la verdadera historia y cómo se desdobla en la novela. Aunque tal vez no sea del agrado de todo tipo de lector, invita a probar las aguas de estos piratas ingenieros que desean traer el futuro a como dé lugar, sin importarles que sea con bombas y balas.

Pirate Utopia

Bruce Sterling

Tachyon Publications, 2016

Esta reseña se publicó originalmente en El Nuevo Día en noviembre 27 de 2016.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Share
 

Microcuentos a plenitud

 

La literatura puede ser mágica. Por medio de ella, podemos hacer que el Quijote de Cervantes comparta una lengua común con Sherezada de las Mil y una noches. A la vez, podemos lograr que Sherezada tenga cierto parentesco con Gregorio Samsa de “La metamorfosis” y con Zeus e Ícaro de la mitología griega. Todos estos personajes e historias se hablan entre sí en diversas obras alrededor del mundo y también en En el reino de la Garúa: primera jornada, un libro de microcuentos del autor puertorriqueño Emilio del Carril.

El libro contiene más de cien microcuentos dentro de un marco narrativo común. La plaga ha azotado al mundo y el único refugio es el reino de Garúa. Para entrar, hay que contar cien cuentos o sufrir las consecuencias a manos de una reina despiadada, que se inclina por la decapitación como método de castigo.

La narración principal la cuenta el “protagonista” y esta narración enmarca los demás cuentos. Los cuentos se interrumpen de vez en cuando con los pensamientos del protagonista acerca de la situación por la que atraviesa.

Como es típico de este género, muchos de los cuentos utilizan personajes y situaciones conocidos para así establecer una familiaridad inmediata en la mente de los lectores. Aquí conversarán con los lectores mitos judeocristianos y griegos, personajes literarios antiguos y recientes, y juegos de palabras, en relatos que no exceden una página (con solo una excepción) y a veces no son más largos de una oración. Son narraciones ligeras que apelan por su brevedad y efecto irónico.

El libro está hermosamente diagramado e ilustrado por Julio García Rosado. Se nota un esfuerzo inmenso por producir un objeto de lectura estéticamente placentero, que contribuya a mantener el sentido mágico de la obra, no solo por su contenido, sino por su apariencia. En el reino de la Garúa: primera jornada es un libro que les gustará a lectores casuales, a coleccionistas bibliófilos empedernidos y a aquellos que buscamos la magia en lo que leemos.

 

En el reino de la Garúa: Primera jornada

Emilio del Carril

País Invisible Editores, 2016

Esta reseña se publicó en El Nuevo Día en noviembre 20 de 2016.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Share
 

El retorno del Principito

¿Qué pasó con el Principito, al fin y al cabo? Sabemos que murió al final de la famosa novela corta, pero su espíritu permanecía vivo en esas últimas páginas. A modo de conversación literaria y figurativa con Antoine de Saint Exupéry, autor de El principito, el puertorriqueño Ricardo Martí Ruíz nos trae El Finalito: Un cuento para niños grandes.

En la novela corta de Ricardo Martí, el narrador de la obra original, el piloto que se había ido a la deriva en el desierto, tiene 66 años y se encuentra nuevamente con el Principito. Sin embargo, este no es el mismo niño de la obra original, sino un Principito envejecido, maduro, que ha sufrido los estragos de toda una vida. A pesar del tiempo transcurrido, no ha perdido su modo de ver la vida. Aún ve la posibilidad de las cosas, como el elefante dentro de la serpiente que todos ven como un elefante. Solo que ahora es más sabio, gracias a su vejez. El narrador, que ha extrañado a su pequeño amigo durante todo este tiempo, se muestra entusiasmado con el prospecto de estar junto a su amigo nuevamente, aunque la edad lo haya alcanzado.

La trama sigue a estos dos personajes en un viaje que los reunirá con los demás personajes de la novela original. Algunos son el rey sin súbditos, el hombre vanidoso, la rosa y hasta la serpiente. Estos personajes también han cambiado, no solo en su interior, sino en la manera en que el Principito los ve ahora.

El libro está ilustrado por Ada Montañez. Aunque la ilustradora utiliza una técnica similar a las ilustraciones más conocidas del Principito, Montañez logra darles a las imágenes un estilo propio.

La obra de Martí Ruíz es una interesante creación de un texto antepuesto a un clásico. Logra mantener el espíritu del original, pero, igual que sucede con las ilustraciones del libro, le imparte su propia voz. No hace falta haber leído el original para disfrutarlo, aunque aquellos más familiarizados con la obra de Saint Exupéry le sacarán más provecho a la lectura. De todos modos, El Finalito es un divertido juego literario con un personaje universalmente reconocido. El autor sigue su propio camino, con el cuidado de mantener el espíritu del texto original.

El Finalito: Un cuento para niños grandes

Ricardo Martí Ruíz

Bolita Group, LLC, 2016

Esta reseña se publicó en El Nuevo Día en noviembre 13 de 2016.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Share
 

Las caras del miedo

El miedo y sus consecuencias son temas recurrentes en la literatura. Muchos de los cuentos de hadas folklóricos, como “La Caperucita Roja” o “Hansel y Gretel”, tuvieron como objetivo provocarles miedo a los niños para que se portasen bien (aunque esta iniciativa haya sido un fracaso, si lo analizamos desde los ojos de hoy). Laberintos de miedo, del puertorriqueño Roberto Santiago Ayala, es un libro de cuentos cuyo hilo conductor es el miedo.

Dentro de sus páginas hay trece relatos, cuyos protagonistas deben enfrentar alguna fobia, y dos cuentos cortos, de una página. Los personajes temen a los muertos, el futuro, el sexo, los huracanes, la pobreza y el infierno, entre otros elementos de la vida cotidiana contemporánea. Por medio de un lenguaje simple, los personajes se exponen a situaciones extremas que los obligan a enfrentarse a su particular fobia, en muchos casos con consecuencias graves. El tono de los cuentos parece ser dirigido a una audiencia juvenil, como en “Marranita”, que cuenta de una niña que sufre de anorexia y luego bulimia. En muchas ocasiones, los relatos intentan impartir algún tipo de enseñanza y funcionan como paradojas con un marco en la actualidad. No obstante, los temas no son necesariamente juveniles, como sucede en “Obsesión”, en que el protagonista hace cualquier cosa para evitar la vejez, desde inscribirse en clases de baile hasta preparase un ungüento hecho con desperdicios humanos.

Las situaciones que relatan los cuentos son interesantes, con finales poéticamente justos. Los relatos están bien redactados, sin rodeos y con pocas descripciones. Contienen mucho diálogo, aunque a veces la ausencia de narración suele notarse demasiado, especialmente en las transiciones de una escena a otra. Los Laberintos de miedo, de Roberto Santiago, es un libro de cuentos bien escrito, que explora los miedos humanos de manera sencilla e intenta mostrar las consecuencias de los extremos de comportamiento.

 

 

 

Laberintos del miedo

Roberto Santiago Ayala

Santoreal, 2016

Esta reseña se publicó originalmente en El Nuevo Día en noviembre 6 de 2016.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Share
 

Poema del malsano

por Pablo Cernuda

Cuando salí de Hato Nuevo

fue en un carrito con bondo

Iba pidiendo a Milongo

(fueron testigos del ruego

mi gallina con sus huevos)

que esperaran mi regreso

y que a pesar del progreso

que en la vida yo lograra

a nadie yo defraudara

ni se me volara el seso

Qué pena la que sentía

cuando la cuesta bajé

y la chorra’e Salomé

de mi mente se escurría.

¡Soy Héctor O’Neill García!,

afirmé con mucho orgullo

y como nunca me juyo

aceleré mi fotingo,

le dije adiós a Domingo

pues cada quien a lo suyo.

No recuerdo como fue,

pero me dieron empleo

y como era mi deseo

me afilié al PNP.

A asambleísta llegué

y de ahí pasé al Senado

y sin mucho desenfado

me hice de la alcaldía,

nunca olvidaré aquel día

cuando me vi allí sentado.

Después en pos de ideales.

Quería ser americano

(yo tenía el pelo cano

Y pensé, somos iguales)

para erradicar los males

que de niño me aquejaron,

pues creo no me enseñaron,

(o yo no aprendí tal vez)

a expresarme en buen inglés

y tanto me acomplejaron

Me entró un deseo malsano

de cambiar mi propia gente

pensé que era prudente

manipular a mi hermano

y comencé a meter mano.

Los rótulos de una vez

cambié de español a inglés,

las barriadas, en mansiones,

cambié en fin mis emociones,

lo hice todo al revés

¡Ay y si estuviera en mis manos

recogerme a buen vivir!

y no tener que sentir

que defraudé a mis hermanos.

me siento como un gusano,

yo de aquí no salgo ileso

aunque tan sólo intereso

volver muy fresco y lirondo

en mi carrito con bondo

sin tener vola’o el seso.

Me enviaron este poema para publicar y me pareció tan bueno que decidí complacer a la persona y compartirlo con ustedes. Usa “Valle de Collores”, de Luis Llorens Torres como inspiración.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)
Share
 

Doña quijotesca

El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha ha inspirado miles de obras literarias; algunas de manera más directas que otras. En Los molinos de doña Elvira, de la puertorriqueña Luccia Reverón, se nota esta influencia cervantina desde el título. Se trata de una “cuenvela”, según la autora. Esta relata las aventuras de doña Elvira durante cuarenta años de vida por medio de una serie de cuentos interconectados.

El libro contiene siete cuentos con doña Elvira como protagonista. La ingenuidad, el idealismo y la determinación de este personaje le brindan cualidades quijotescas. Su Sancho Panza se representa por medio de dos personajes: Pedro, su sobrino, y Eulalia, una amiga. Ambos sirven de voz de la razón, en el caso del primero, y cómplices, en ambos casos, en los diferentes relatos. Los gigantes (o molinos) de Elvira son las corporaciones, los médicos, los políticos y los comerciantes que ella cree que manipulan el mundo en contra de la humanidad. Esto se ve en “El complot”, cuento que vio nacer el personaje, según la biografía de la autora. Elvira enfrentará equivocaciones, aparecidos, indiferencia burocrática y hasta visitará un sanatorio en sus desventuras humorísticas. Además, deberá reconciliarse con sus propios valores a través de las situaciones que visita.

Los cuentos funcionan de manera independiente y se pueden leer por sí solos, aunque los personajes y algunos sucesos son recurrentes. La experiencia de leerlos juntos hace recordar la lectura de los cuentos de Sherlock Holmes, de Conan Doyle, pero sin misterios que resolver: uno conoce los personajes, pero las situaciones son distintas. No obstante, suelen ser un poco predecibles en algunos casos o anticlimáticos en otros. La narración es concisa y clara, en su mayoría, pero los diálogos pueden sonar poco naturales en algunos casos. En resumen, es un trabajo de aciertos y desaciertos, pero con mucho potencial por la construcción del personaje, que me parece muy original: imagine a una doña Quijote en tiempos contemporáneos y tendrá cierta idea de por dónde va la historia. El tiempo dirá si doña Elvira convence a Pablo para otra aventura cotidiana.

Los molinos de doña Elvira

Luccia Reverón

La casa editora de Puerto Rico, 2016

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Share
 

Fuente de la juventud futurística

¿Qué sucedería si se desarrollara un medicamento que no solo detuviera el envejecimiento en las personas, sino que lo revirtiera? ¿Todo el mundo tendría acceso a la droga o solo un grupo podría utilizarla? Esta es la premisa principal de la novela Everything belongs to the future, de la escritora y periodista británica Laurie Penny.

La autora describe un mundo en que solo los ricos, las corporaciones y los artistas escogidos tienen el privilegio de vivir indefinidamente en un futuro no muy lejano (2098). Gracias al fix, un medicamento que rejuvenece a quien lo utilice regularmente, existen ancianos de noventa años con apariencia de adolescentes; la humanidad descubrió el secreto de la inmortalidad, por así decirlo. En esta sociedad distópica, la muerte aún existe, por supuesto: los pobres no tienen acceso a la droga y los ricos están expuestos a morir por otras causas no asociadas con la vejez, como un accidente automovilístico, por ejemplo.

Un pequeño grupo de jóvenes artistas pobres que pretenden democratizar el medicamento y la científica que inventó el fix son el centro de la trama. El grupo y la científica, Daisy, se conocen en una fiesta que los artistas infiltran con miras a robarse todo el fix que encuentren para luego distribuirlo libremente. A partir de ese momento, Daisy encuentra una manera de rebelarse contra la empresa que la emplea a través de la ayuda que les prestará a los jóvenes artistas.

Dentro de este marco, se trabajan temas de nuestra sociedad contemporánea, como el acceso a medicamentos que podrían salvarles la vida a millones de personas, pero que se reservan para los que tienen el dinero para comprarlos. Además, toca el tema de los abusos del poder que cometen las divisiones de inteligencia de la Policía.

La premisa del libro es interesante y bien pensada. La trama engancha desde el principio y se mantiene ese mismo interés a lo largo de la lectura. El lado periodístico de la autora está muy presente, por lo que a veces puede darnos la impresión de que leemos un reportaje en vez de una obra narrativa; esta quizá es la mayor debilidad de la novela. A pesar de que no es el primer trabajo publicado de Laurie Penny, sí es su primera novela. En su conjunto, es entretenida, invita a la reflexión y marca un buen comienzo narrativo para la autora.

Everything belongs to the future

Laurie Penny

Tor, 2016

Esta reseña se publicó originalmente en El Nuevo Día en octubre 23 de 2016.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)
Share
 

Conejo literato

Decir que Conejo ciego en Surinam, del ecuatoriano Miguel Antonio Chávez, es una historia de amor entre dos vecinos sería simplificar, de manera injusta, la trama de esta novela corta. En esencia, es eso, pero también es un experimento de metaliteratura y de estructura, tanto literaria como física.

Desde la perspectiva de un conejo blanco que habita el patio de dos vecinos, la narración se centra en la relación de dos vecinos: M. y B., un hombre y una mujer, respectivamente. Desde el comienzo se nota la atracción entre ambos personajes, que solo se describen por medio de sus diálogos y las observaciones del conejo. Este, como se dice en el título, quedará ciego más adelante en la historia. El joven M. es un escritor talentoso, pero desconocido aún, mientras que la mujer B. es una argentina que tiene una maestría en Golpes de Estado.

Además de la trama amorosa entre los protagonistas (M. y B), la novela también es una pequeña saga de ciencia ficción, en la que se hace una alegoría al jardín del Edén y se desarrolla una conspiración que involucra asesinatos, espías y organizaciones secretas. El tono de la narración no se toma muy en serio y está llena de referencias a la cultura popular y literaria.

Conejo ciego en Surinam es una novela ocurrente y divertida, cuya resolución parece culminar demasiado rápido. El final deja una impresión inconclusa. No obstante, ha de agradar a los lectores que disfrutan de los juegos literarios entre autor y lector, que se dan, además de lo mencionado, con tipografías diferentes, fotos y gráficas. Es una obra que busca divertir y entretener, a la vez que invita a la reflexión. Además, es una buena muestra de la literatura emergente de Ecuador para aquellos interesados en leer otro tipo de literatura sudamericana.

Conejo ciego en Surinam

Miguel Antonio Chávez

Mondadori, 2014

Esta reseña se publicó originalmente en El Nuevo Día en octubre 16 de 2016.

 

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Share
 

El juego de la poesía

Como lo sugiere el término, una de las características de la poesía lúdica es el juego que se da entre el texto y el lector. Esta característica del juego en la poesía es uno de los atractivos del poemario Recuentos y volteretas: antología poética 2006-2015, de la puertorriqueña Mayda Colón.

Como indica el título del libro, el volumen recoge poemas de la autora que se publicaron en sus poemarios Dosis (2006), Prosac (2013) y otros inéditos o que se han publicado en antologías a lo largo de su carrera literaria. Algunos de los poemas parecen recetas médicas, instrucciones de uso o carteleras de teatro, mientras que otros te invitan (¿fuerzan?) a girar el libro, porque el texto está diagramado de distintas formas: a veces, horizontalmente; en otras, de manera invertida; en otras, en forma de figuras geométricas o en espiral…

Entre los poemas destacados por su ingenio, se encuentra “Todo es propaganda”, que juega con lo que la sociedad está dispuesta a aceptarles a las mujeres en diferentes planos. Por ejemplo, la autora escribe: ya sé que una mujer padece locura / si anda por la calle sola y desnuda / y no lo hace posando para un lente de cámara. Otro poema ingenioso es “Trajo el perro a la casa”, que trata de la soledad  y el consuelo luego de una ruptura sentimental. “Receta para una relación masoquista” es lo que su título sugiere: una receta, llena de sarcasmos, sobre cómo mantenerse en una relación abusiva. Finalmente, “La vida me ha llevado a ver las piedras” sorprende por su profundidad y el uso de la metáfora como elemento poético.

En este poemario resalta el valor de los poetas, que con sus palabras exteriorizan aquello que los demás esconderían. En fin, Mayda Colón ofrece una visión honesta, tajante (a veces) y juguetona (en otras). Son destellos de sentimientos que reúnen mucho de lo que significa ser mujer en el siglo XXI.

Recuentos y volteretas: antología poética 2006-2015

Mayda Colón

Ediciones Aguadulce, 2015

Esta reseña se publicó originalmente en El Nuevo Día en octubre 9 de 2016.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Share
 

Amor y sexo en la tercera edad

Los temas de la sexualidad y el amor en parejas jóvenes son muy populares en la literatura. Sin embargo, los mismos temas pero en la vejez no suelen explorarse con tanta frecuencia. La carne, la nueva novela de la española Rosa Montero, es un intento por remediar esta situación. En ella, conocemos a Soledad Alegre, una mujer que acaba de cumplir sesenta años y recibir la noticia de que su examante se ha casado y espera un bebé de una mujer más joven.

El comienzo de la trama gira alrededor de la contratación de un gigoló por parte de Soledad. Esta quiere lucirlo en una ópera en el Teatro Real de Madrid una vez se entera de que su examante también asistirá a la misma función. La acción se desarrolla alrededor de estos dos personajes, Soledad, y Adam, el gigoló de origen ruso que contrata para la presentación de la ópera. Aunque de entrada la protagonista pretende solo utilizar a Adam para exhibirlo y causarle celos al examante, la intervención del prostituto durante un asalto cambia los planes de Soledad y comienzan una relación sexual, que luego se convertirá en sentimental.

A la par con esto, la protagonista sufre la preocupación de organizar una exposición en la Biblioteca Nacional y debe lidiar con todas las complicaciones que esta organización supone. Se entrelaza entonces el conflicto que le crea a la protagonista la exhibición, llamada Escritores Malditos, y la búsqueda de los escritores que serán los sujetos presentados en la actividad, como Guy de Maupassant, Thomas Mann y María Luisa Bombal, entre muchos otros, que se dan como pequeñas biografías.

La autora Rosa Montero narra una historia de amor que atrapa, sin incurrir en la cursilería. Explora muy bien el tipo de relación poco usual que se suscita entre Soledad y Adam (quien solo tiene treinta y dos años), tanto por la diferencia de edad como por su enamoramiento con un gigoló. Los mismos personajes complican la trama de maneras verosímiles y sorprendentes. Esto suscita interés en saber qué sucederá con cada pasada de página. La autora hasta se incluye como personaje, que es uno de los juegos que mantiene con los lectores en la narración.

La carne es una novela muy entretenida, cuyos temas invitan a la reflexión una vez concluida su lectura.

La carne

Rosa Montero

Alfaguara, 2016

Esta reseña se publicó originalmente en El Nuevo Día en octubre 2 de 2016. 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Share